El panorama actual de la jubilación en la empresa

jubilación en la empresa

El Sistema de Seguridad Social atraviesa serias dificultades en cuanto a sostenibilidad y efectividad del derecho a percibir una pensión de jubilación, no solo en el medio o largo plazo, sino, incluso, en los próximos años. Esta situación parece que nos preocupa y molesta, a partes iguales, porque a todo trabajador le cuesta entender cómo después de haber cotizado durante un largo período de su vida laboral aunque en realidad, no lo olvidemos, quienes sostienen el sistema son las cotizaciones empresariales, se puede encontrar con lo que va percibir es una pensión bastante reducida en comparación con lo que otros pensionistas han tenido en años o décadas anteriores.

Uno de los problemas ha sido la falta de conciencia sobre la inexistencia de garantía de la percepción de derechos económicos por los actuales cotizantes porque la fórmula del reparto propia de nuestro Sistema de Seguridad Social implica que la solidaridad intergeneracional es la base del sostenimiento de las pensiones, de modo que la ecuación es tan simple como dividir la caja del sistema, integrada por los euros aportados por los activos (contribuyentes o cotizantes) entre el número de pasivos perceptores (pensionistas o beneficiarios).

Quizás debería haberse informado, claramente, a los ciudadanos de este funcionamiento de nuestro sistema de pensiones y de que las condiciones de los que percibieron sus pensiones de jubilación no serán las que los presentes o futuros pensionistas tienen o tendrán a la hora de hacer efectivos sus derechos. De forma, que se debería advertir de modo similar a como lo hacen los conocidos “disclaimers” propios de los productos de las entidades financieras: “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”.

¿Y cuál es el panorama actual y cuál será el futuro de nuestras pensiones? Pues podemos afirmar que nuestro sistema de pensiones sufre un agravamiento coyuntural dentro de un proceso de crisis endémica, la cual tiene su origen en otra crisis, la económica, que ha afectado a nuestro país en los últimos años, siendo una de sus consecuencias – que se ha prolongado en el tiempo pese a la recuperación económica- en que el número de afiliados cotizantes esté situado en tres millones por debajo de lo que se requiere para mantener en la actualidad el Sistema de Seguridad Social (17 millones de cotizantes frente a los 20 millones que deberían estar aportando para mantener dicho Sistema).

Esta coyuntura de déficit que ha llevado incluso a que el fondo de reserva de la Seguridad Social se vaya a agotar tras el primer trimestre de 2017, el legislador ha venido adoptando una serie de medidas correctoras desde el año 2011: un nuevo sistema de cálculo de la pensión de jubilación que exige más años de cotización, una progresiva ampliación del periodo de actividad laboral a la hora de calcular dicha pensión y un incremento de la edad mínima general de acceso a la prestación junto con el fomento del retraso de la edad efectiva de jubilación.

A ello, se añaden dos mecanismos de ajuste que son la limitación de la revalorización de pensiones (la regla establecida parece que va a suponer que lo común serán incrementos anuales siempre de un 0,25%, y nunca superiores) y el factor de sostenibilidad (fórmula de reparto del importe destinado a pensiones de jubilación entre los beneficiarios del sistema existentes de causar derecho a dichas pensiones).

Estas medidas, combinadas con otros aspectos claves de la jubilación, son el aumento de las bases y tope máximo de cotización (incluso se ha planteado por el Gobierno y parte de los agentes sociales la posibilidad de suprimir tales límites, añadiendo que al tiempo se suprimiría el límite a la pensión máxima de jubilación lo que, dicen, sería, beneficioso para el trabajador ya que percibiría más pensión al jubilarse, cosa que, como hemos señalado no puede nunca garantizarse en este sistema, que no es de capitalización sino de reparto), posible cambio del carácter contributivo de determinadas prestaciones (como las de muerte y supervivencia; es decir orfandad, viudedad, etc.) que no serían financiadas por la Seguridad Social sino directamente por el Estado, así como probables transferencias directas a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, lograrán seguramente, si aumenta la población activa, equilibrar en el corto plazo nuestro Sistema de Seguridad Social.

En definitiva, los problemas no coyunturales sino estructurales se mantendrán: una pirámide demográfica invertida donde, cada vez, hay más pasivos (pensionistas) y menos activos (cotizantes), la existencia de regímenes perpetuamente deficitarios (como el de trabajadores autónomos), los complementos a mínimos de las pensiones que implican un importante sobrecoste o el mantenimiento de coberturas discutibles en la actualidad (por ejemplo la pensión de viudedad cuando el cónyuge supérstite tiene unos ingresos propios y no es dependiente económicamente del fallecido).

Aplicación práctica de la jubilación: Fórmulas y aspectos claves.

Conocer las situaciones actuales de la jubilación es cuestión de interés, donde es necesario aprender cuáles han sido las numerosas e importantes modificaciones legislativas aprobadas, para ofrecer el mejor asesoramiento tanto a empresas como a trabajadores.

En el seminario online de la aplicación práctica de la jubilación se expone todas las modalidades de jubilación que existen, desde las jubilaciones ordinarias y anticipadas, la jubilación de los trabajadores a tiempo parcial hasta la jubilación flexible, pasando por otras cuestiones que debe conocer, como la revalorización de las pensiones, factor de sostenibilidad, etc..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies